como limpiar apliques milan

Cómo limpiar apliques y lámparas

Los elementos de iluminación son necesarios en el hogar, y no sólo para poder tener visión en horas de oscuridad, sino para dar ambientes concretos a una habitación. Unos apliques pueden ser más importantes de lo que crees; forman parte de la decoración y te ayudan a conseguir el espacio que deseas, tanto por su estilo como por el tipo o la cantidad de luz que aportan.

Por todo esto, y para garantizar una buena limpieza en el hogar, también hay que centrarse en limpiar adecuadamente las lámparas y los apliques que tengamos en cada estancia. Además, mantener estos elementos en buen estado contribuye a alargar su vida útil.

¿Qué pasos debemos seguir para limpiarlos?

Antes de limpiar…

Primero, asegúrate de que la lámpara o los apliques que vas a limpiar están desconectados y fríos. Aunque las bombillas LED apenas se calientan, no todo el mundo tiene ya este tipo de iluminación instalado en casa. Si la bombilla y la lámpara están calientes y pasamos un paño, podremos quemarnos y, además, el calor puede causar una avería.

Limpieza distinta para cada bombilla

Tanto las clásicas bombillas incandescentes, los tubos fluorescentes y las bombillas LED pueden ser limpiados fácilmente con un paño humedecido con alcohol, algo que contribuye a que recuperen su brillo original. Pero las bombillas halógenas deben ser limpiadas con un paño seco. Y mejor si nos ponemos unos finos guantes para esto, dado que la grasa de los dedos podría dañarlas.

Limpia las pantallas

Muchas personas obvian la limpieza de las pantallas, mientras que lo ideal es pasar el plumero por su superficie a diario de manera preventiva. También podemos aspirar los tejidos no delicados o pasar un cepillo de pelo natural o sintético frío. Que las pantallas sean delicadas no significa que no debamos esforzarnos para su limpieza y mantenimiento.

Atención a las tulipas

Las tulipas de cristal o metacrilato suponen una preocupación para mucha gente, dado que parecen delicadas, pero pasar un plumero no es suficiente para acabar con las motas de polvo y otorgarles su brillo inicial. Lo ideal es pasar de manera habitual y con mucho cuidado un paño húmedo.

La limpieza de los elementos de iluminación de nuestro hogar, como las lámparas y apliques, es algo que debemos cuidar de manera periódica. Intenta buscar un hueco que te resulte más o menos cómodo para dedicarle un par de horas al mes, como mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *