¿Cuándo nació el calzado fisiológico?

El mundo del calzado ha avanzado mucho en los últimos años y a una velocidad increíble. De hecho, sólo en cinco años ha cambiado mucho más que en los últimos siglos. Los zapatos fisiológicos han sido unos de los grandes culpables de esto.

Karl Müller lanzó el año 1996 su primera creación: el zapato MBT, que se convirtió en una auténtica revolución, totalmente diferente a lo conocido hasta entonces. Lo revolucionario de estos zapatos es que hacía lo que su creador prometía: reducía los dolores de espalda y de articulaciones, mejoraba la postura, ayudara a consumir más calorías…

Durante muchos años, el calzado se consideró como un mero instrumento de vestimenta, o incluso, de estética y estilo, y no nos percatábamos de lo importante que era en todo nuestro cuerpo. De hecho, en muchas ocasiones, le hemos dado prioridad al diseño por encima de la comodidad y el confort.

Müller quiso hacer hincapié en la necesidad de que el cuerpo humano no está hecho para caminar por superficies duras y lisas, dado que así hacemos que muchos músculos dejen de trabajar, y las articulaciones sufren impactos que las hacen sufrir. De hecho, este es uno de los motivos por el que uno de los mayores males de la sociedad urbana sea el dolor de espalda.

Los zapatos MBT trataban del calzado fisiológico, que nos ayude a encontrarnos bien. Durante años, fueron una rareza en el mercado del calzado, pero poco a poco, se empezó a instaurar la lógica saludable, por lo que muchas marcas ya apuestan por este tipo de diseños saludables.

A día de hoy, la comunidad científica se ha puesto de acuerdo con que un calzado inestable resulta una opción mucho más apropiada y saludable que los tradicionales zapatos estables. Por ello, cada vez más marcas optan por este tipo de diseños.

¿Los zapatos pueden hacerte adelgazar?

Algunas marcas se escudan en esta afirmación. Y aunque no es así, digamos, por sí mismo, sí es cierto que unos zapatos que obligan a los músculos a moverse te llevarán a hacer más ejercicio y, por lo tanto, sí es posible que te ayuden a perder peso.

by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *