¿Por qué es tan importante cubrir una piscina?

Sí, tal y como lo hacemos todos los años, estamos aquí para recordarte que tomar medidas adecuadas para cerrar tu piscina al final de la temporada es algo que definitivamente deberías hacer. Las razones por las que necesitas hacer esto son simples: te ahorra dinero y mantiene intacta la estructura de tu piscina.

Pero en caso de que todavía estés un poco en duda, tal vez pensando en no cubrir tu piscina esta temporada, hemos recopilado una lista de escenarios posibles en los que podría derivar tu pequeño oasis si no optas por lonas para piscina o cualquier otra forma de cobertura.

Grietas

piscinaEl fondo de la piscina en el suelo está cubierto por un revestimiento que retiene el agua y evita que se deteriore la base de la piscina. Cualquier grieta en la superficie de este forro puede ser extremadamente perjudicial para la piscina.

Cerrar la piscina para la temporada de invierno y realizar una inspección te permite evaluar cualquier daño que pueda haber ocurrido durante los meses de verano, y luego abordar estos problemas de manera oportuna. Al cerrar la alberca, esencialmente minimizas el riesgo creado por las duras condiciones invernales que a menudo resultan en agrietamiento.

En caso de no optar por cubrir la piscina, el agua desprotegida se congelará cuando las temperaturas bajen. El hielo resultante y las temperaturas bajo cero desgarrarán nuevas grietas o expandirán las previamente existentes.

Electricidad

Cuando cierras la piscina, limpias las líneas y las bombas, asegurando que no quede agua en ellas que se pueda congelar y causar daños. Si en cambio deseas mantener la piscina abierta durante el invierno, tendrás que hacer funcionar las bombas para evitar que la piscina se congele y cause estos daños estructurales. La electricidad utilizada para ello te  costará caro durante los meses de invierno, mientras que si en algún momento pierde electricidad, como en el caso de una tormenta invernal, el daño a la piscina podría ser inmenso. Su sistema de fontanería y filtro podría congelarse, lo que permitiría que la temperatura del agua se redujera significativamente al mismo tiempo que apagará los sistemas de cloro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *