¿Sabes qué es el síndrome doloroso rotuliano?

El dolor de rodilla es uno de los principales motivos por los que muchas personas deciden usar productos como synvisc one, que cuida de las articulaciones, especialmente, en caso de artritis. Pero el dolor de rodilla no responde siempre a esta dolencia, sino que, en muchas ocasiones, es a causa del síndrome doloroso rotuliano. Habitualmente, el dolor se sitúa detrás de la rótula y hacia el lado interno de la rodilla. Cuando subes y bajas escaleras, o si te sientas mucho rato y sientes la necesidad de cruzar una y otra pierna constantemente, el dolor puede llegar a incrementarse.

Otro síntoma de esta afección es la sensación de que la rodilla falla, así como crujidos y chasquidos cuando los levantamos de la silla o nos arrodillamos.

Causas

En muchos casos, aunque no tengas ningún problema previo de rodilla, puede causarlo hacer ejercicios o trabajos que la sobrecarguen, como ir en cuclillas, la bicicleta, o subir y bajar escaleras con mucha frecuencia. Afortunadamente, se puede aliviar y eliminar el dolor con medicamentos y evitando el motivo por el que se produce.

Pero si tienes un problema como la rótula desplazada, deberás acudir al traumatólogo, puesto que poco podrán hacer por ti los típicos medicamentos para el dolor. Habrá que hacer un estudio con pruebas de imagen para conocer el estado de tu rodilla.

Tratamientos conservadores

  • Medicamentos: Se emplean fármacos cuya finalidad es fortalecer y potenciar el cartílago articular.
  • Tratamiento rehabilitador: Hay que ser persistente con él, y se conseguirá reducir la inflamación, tonificar la pierna y potenciar la musculatura. Además, los terapeutas realizan masajes en la zona dolorida que reduce la sensación de dolor y aportan bienestar al paciente.
  • Infiltraciones con ácido hialurónico: Este componente se encuentra en cada articulación, y cuando nos duele, puede deberse a que hay menos de éste en su interior. Por ello, es buena idea aumentar su concentración.
  • Ejercicios de cadena cinética abierta y cerrada: Muchos estudios apuntan a que es uno de los mejores tratamientos, aunque es combinable con otros. Con ellos, conseguimos reequilibrar y centrar la rótula de nuevo y disminuir su presión en el lado externo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *