Por qué usar cubiertas de piscinas

cubiertas-altas

Imagina que afuera hace mucho frío, mientras tú te relajas junto con tu pareja y tus pequeños en el agua de la piscina. Sobre una colchoneta, haciendo el muerto, haciendo largos… ¿Es posible? Lo es, cuando utilizamos cubiertas de piscinas. Éstas protegen de la lluvia, de los rayos UV, del viento y de la nieve, pero también las hay que son capaces de calentar el agua y el aire del interior, lo que nos permitirá seguir disfrutándola en otoño o, incluso, en invierno.

Las cubiertas más populares son las retráctiles, ya que permiten abrir o cerrar el techo siempre que lo deseemos. Algunos cuentan con un motor que nos permite abrirlas y cerrarlas con tan sólo pulsar un botón. Suelen estar compuestas de PVC.

Sin embargo, este tipo de cubiertas de piscinas no sólo se emplean en particulares; también es posible que las veas en piscinas municipales, en las destinadas a competición, o bien, en las piscinas de balnearios y hoteles.

Algunas personas deciden conectar la piscina cubierta con su casa mediante una pasarela, de igual modo, cubierta. Esto proporciona un nuevo espacio en nuestro hogar donde los niños podrán jugar o que podremos decorar a nuestro gusto. Esto, sumado a las vistas al aire libre que podría tener nuestra pasarela, mejoraría notoriamente la estética de nuestra casa y de la zona.

Qué nos permite tener una cubierta de piscina

Teniendo en cuenta que la piscina estará protegida de la lluvia, el viento, la nieve o la luz solar, su limpieza, así como el mantenimiento durante el año, nos llevará mucho menos tiempo y dinero. El sistema de cubiertas nos permite extender la temporada de piscina durante todo el año. Y esto, además, es beneficioso a la hora de conseguir que los más pequeños hagan ejercicio divirtiéndose.

Pero no sólo ellos. La natación es muy buena para la espalda, y tener una piscina todo el año nos permite mantenernos en forma. Por lo tanto, siempre será recomendable que, después de un duro día, o durante nuestro descanso del fin de semana, nos vayamos a disfrutar de la piscina jugando en familia o realizando ejercicios acuáticos.

Tampoco olvidemos la posibilidad de realizar una romántica cena en la piscina. Una velada sólo para adultos que incrementará el nivel de romanticismo en el agua.

by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *